Análisis de la actuación de Colombia en 2015

La cabeza ya está fría, ya se puede empezar a dilucidar porque en 2015 fue un año de desazón: la Copa América dejó un sabor más amargo que dulce, se jugó un desastroso primer tiempo con Argentina y un muy mal partido contra Uruguay por eliminatorias. Con el pasar de los días ya se puede analizar qué le pasó a la Selección Colombia en este año que ya acabó (afortunadamente):

  • El futbol es cíclico y no evolutivo: El partido que juega Colombia con Uruguay, por octavos de final en el Mundial, es de lo mejor que se le ha visto a una Selección Colombia. Llegamos a un techo (se jugó tan bien que Armero centraba con precisión). Es muy difícil sostener un nivel de juego tan alto a lo largo del tiempo. Desde ese partido, ya ha pasado año y medio, solo volvimos a jugar en tan alto nivel contra Chile en el 2T por eliminatorias. Como hincha se piensa si en 2014 logramos cuartos de final, seguro llegamos a la final de la Copa América y para Rusia 2018 alcanzamos semifinales. Ahora, nuestra realidad es que para clasificar a al Mundial vamos a remar desde atrás y posiblemente por el 4to lugar o repechaje.
  • Pekerman no ha estado fino: A Pekerman antes que criticarlo hay que agradecerle. Colombia llevaba 16 AÑOS sin jugar un Mundial, nunca había ganado dos partidos en la cita mundialista. Con Pekerman salimos del ostracismo, quedamos en el 5to puesto, tuvimos cuatro victorias en fila, al goleador del Mundial y lo más importante: ganamos el respeto del mundo. Sin embargo, en 2015 Pekerman ha fallado en cambios de partidos (en especial contra Uruguay y Argentina por eliminatorias), le han faltado hacer microciclos con jugadores del FPC (Eso le adelanta trabajo para cuando tenga que echar mano de alguien que le falte). No ha encontrada el líder en la cancha, y no entiende por qué no incorporó a Mondragón (líder del camerino) como parte del cuerpo técnico.
  • Yepes se pensionó de la Selección Colombia: Se fue Yepes y con él su liderazgo y la seguridad de la defensa. Los centrales se necesitan tanto como el vanidoso necesita de los aplausos. Yepes con su experiencia hacía que Zapata tomara las decisiones correctas. Yepes lo organizaba: “Cristian salí. Cristian hacé la falta. Cristian tirate al piso”. El negro hacía lo que le gritaba Yepes. Ahora la dupla Murillo-Zapata comete muchos errores, son dos indios sin cacique y por ello dan muchas ventajas: Zapata es bartolo, y Jeison Murillo por ser joven es acelerado, siempre comete un error grave por partido. A esto hay que sumarle que ambos son limitados en sacar limpio el balón desde atrás, algo que Yepes hacía bastante bien. Sin el capitán fallamos mucho el primer pase y nuestra defensa se ha vuelto tan firme como un flan.
  • Se extraña a Aguilar: Palabras que nadie pensó que irían juntas, pero entre más pasa el tiempo más se nota la ausencia de Aguilar. En primer lugar porque sin Aguilar (y sin Edwin Valencia) nos tenemos que aguantar al limitadísimo Alex Mejía, que no tiene salida ni marca (ni chicha ni limonada), si acaso corta el juego del rival. Aguilar no solo marca, también se potencializa con Carlos Sánchez, juntos son el soporte de la defensa de Colombia. Pero aparte de interrumpir el ataque rival, Aguilar le lleva el balón a Cuadrado y a James más cerca del arco rival. Con James y Cuadrado bajando a recibir, es más fácil para los rivales contenerlos. Los centrales sin encontrar en quién descargar tiran el balón hacia arriba, y los que saben solo lo ven pasar por las nubes.
  • Con James y Cuadrado en buen nivel Colombia es imparable: Todos saben que James fue el goleador del Mundial, pero muchos olvidan que Cuadrado fue el mayor asistidor. Ambos se necesitan, pues en el fútbol como en el baloncesto no es suficiente con tener un jugador desequilibrante, se necesitan al menos dos, pues a un talentoso se le puede contener, pero con dos es muy difícil. En 2015 ambos jugaron la Copa América, pero Cuadrado venía de un semestre en Chelsea donde tenía un puesto fijo: detrás de donde se sienta Mourinho. Con un Cuadrado sin ritmo, los rivales se concentraron en contener a James. Esto explica porque en la Copa América hicimos un gol en 4 partidos. A esto hay que sumarles temas de ego, James a veces se le ve más actitud de diva que de capo del equipo. Cuadrado se creía con capacidad de sacarse a todos los rivales en vez de hacer la fácil, y solo encarar en los últimos metros. Necesitamos la versión 2014, cuando se divertían jugando y celebraran bailando.
  • Sin el Falcao de antes se nos perdió el gol: Un delantero vive de lo que produce el equipo, si un equipo anda bien, el delantero no tiene que ser un gran goleador, alguna va a empujar. Sin embargo cuando el equipo está mal es cuando más se necesita al delantero. Ese que en un cabezazo te da el empate, o que de un rebote la empuja al arco. Colombia desde que se lesionó Falcao no ha tenido este delantero. Bacca parece ser jugador de club pero no de selección (lo único que ha hecho fue empujar a Neymar). Jackson pelea, gana mucho balón por arriba, se esfuerza, pero el gol le es esquivo. Teo es mas un generador de juego que goleador. Necesitamos al Falcao del Atlético Madrid. En 2015 en ocho partidos de competencia oficial, nuestros delanteros han marcado un gol (Teo contra Perú).
  • Poco recambio de categoría: Pocos jugadores se han unido a Colombia post-mundial. De lejos lo más destacado es J. Murillo pero aun así se sigue extrañando a Yepes. Cardona lo ha hecho bastante bien, y los mejores pasajes de Colombia fueron con él y James en la cancha. Daniel Torres se jugó un partidazo en Chile (dio la razón a muchos que gritamos que estaba por encima de Alex Mejía), Muriel un es un excelente jugador para contragolpear. Pero arriba muchos convocados nulos goles. Abajo el tema es más preocupante, sin los laterales del mundial, tenemos que aguantar a Fabra un lateral que cumple con el balón, pero que en defensa es tan malo que hace extrañar a Armero (Se podría intentar con Deiver Machado). Con la suspensión de Arias, jugó H. Palacios un buen prospecto, pero que apenas está acabando la primaria, para jugar eliminatorias se necesita título profesional. Sin recambio y con lesiones el déficit de Colombia se ve en el juego y los resultados.
  • Primera camiseta de ColombiaEl pasado es gris, pero el fútbol es cíclico y no de tendencias, la tendencia de Colombia en estos momentos es como la acción de Ecopetrol: para abajo. Pero como es cíclico, podemos volver a subir. El panorama para 2016 es esperanzador, en parte porque con los jugadores que tenemos es difícil jugar peor de lo que lo hemos hecho:

1) Regresa Juan Camilo Zuñiga, con él la experiencia en defensa, es uno de los mejores laterales de la historia de Colombia, él puede jugar por izquierda (Así lo hizo en Nápoles en muchos partidos) o mandar a Arias por ese lado para cerrar el boquete que deja Fabra;

2) Sentar a C. Zapata poner a “Pacho” Meza. El central de Santa Fe es tal vez el mejor central que juega el continente. Anticipa, gana por arriba, tiene buen pase. Junto a Jeison Murillo pueden ser una dupla que asegure el cero por muchos años en Colombia;

3) El regreso de Aguilar ya está de un pelo. Luego de una lesión de casi 8 meses, el jugador está a punto de reactivarse. Con él vuelve la conexión entre defensas y los que saben;

4) Cuadrado en Juventus está recuperando la alegría y el nivel, se le ve menos egoísta, y más solidario en defensa, junto a James volverá el volumen ofensivo;

5) Todos de rodilla, con los ojos cerrados, y las manos juntas para que Falcao vaya a un equipo que le den cinco  partidos seguidos jugando los 90 minutos, y deje de ser un gato persa y vuelva a ser “El Tigre”. Sino creen en la recuperación de Falcao, sigan en la misma posición y recen para que Pekerman se ilumine, y que de la zurda de James y el desequilibrio de Cuadrado vuelvan los goles.

Si esto se da, Colombia vuelve a un Mundial, y el 2015 pasará como un año que se empezó por un trago amargo, para luego terminar con una celebración a lo colombiano.

Colombia 81

Colombia 1981

 

Felipe Rojas